jueves, 10 de septiembre de 2009

INOPORTUNIDADES.

Si tuviera que destacar uno de mis defectos sería este. Tengo una imaginación hiperactiva, y a eso hay que añadirle una memoria hiperolvidadiza, lo cual, en el mundo de las combinaciones desafortunadas estaría en la categoría de la Madre de las combinaciones desafortunadas. Pero por suerte existen dos formas de fijarlas y que la musa no me de una patada: una de ella es apuntándolo en mi libretita Molesquine, y la otra es, si no está mi libretita a mano, contarlo inmediatamente; conforme se me ocurre lo suelto en tropel. Lo malo es que puede ser en una situación en la que no hay ganas de escucharme, como es el caso de la tira cómica, basada en hechos reales ^^UU (si es que lo que me aguanta mi novia...) Y es que no solo tiene que ser una idea lo que suelte por mi boquita inoportuna, también algo que había dado por olvidado y que de pronto vuelve de no se sabe donde a mi memoria a corto plazo, y para celebrar esa suerte de sinapsis voy y lo suelto in situ.
Se suele decir que l@s artistas (palabra grandilocuente) tienen sus propias rarezas, y esta es una de las mías, aunque si se me tiene un poco de paciencia creo que pueden salir cosas bonitas. Además, siempre se le puede dar al rebobinado.

3 comentarios:

M dijo...

bueno Aniel, es una cualidad muy grande, al menos la veo yo así. a mi me pasa algo parecido a tí, mi cabeza trabaja demasiado rápido, tú al menos las cubres, las trabajas, las canalizas... yo las dejo estancadas, y mechas veces escuecen mucho, pero mucho...
y se que se puede hacer todo, y todo lo demás... pero bueno, hay que ser valiente también.... y tú lo eres!

Muchos besos!!!

Soledad dijo...

joo que vergüenza la viñeta no? jajaja. A pesar de lo inoportuna que puedes ser o eres en ocasiones, no voy a cambiarte a estas alturas, pues la balanza vence en lo bonito y especial que hay en ti, y que no dejes nunca de ser tu misma y de escribir muchas historias en tu libretita molesquine que si se te acaba compramos otra :p. Besol miauu

Kagu dijo...

Ja, ja, ja... A mi me pasa un poco lo mismo. Se me ocurre una idea y la suelto. A continuación recibo una mirada, mezcla de comprensión y lástima "pobre, está fatal de la cabeza", pero me da igual, porque yo ya me he quedado tan feliz.

Una gran ventaja es que suelo llevar una libreta encima, y alguna cosa para escribir... Excepto cuando lo necesito, que acabo anotando las ideas en las servilletas de los bares. Pero a mis amigos, mi libreta y mis bolígrafos les suele resultar la mar de útil.