martes, 2 de marzo de 2010

ÁRBOL-CASA-BARCO

Para estrenar el pincel Pentel (un estilografo con punta de pincel, y que encima es recargable, todo un invento sin el cual no sé como he sobrevivido...) he ilustrado un fragmento del Twitter del Pollopato; en él está de fondo el Árbol-Casa-Barco, hogar de nuestro plumífero amigo. Disfruto muchísimo escribiendo sus aventuras, cada vez se me ocurren nuevas ideas que dan pinceladas a la trama central (porque tiene trama y todo, sip), y el formarto Twitter me reta a jugar con frases de no más de 140 caracteres.
Volviendo al pincel, es una gozada cambiar de trazos simplemente levantándolo un poquito, sin resistencia por parte del papel. Obviamente no es un instrumento para entintar todo, pues en trazos más precisos daría un resultado errático, pero para ilustrar la naturaleza y jugar con los volúmenes del entintado es genial.
Bueno, dejo ya de babear.
Esta ilustración es la primera de unas cuantas que van a acompañar el twitter del Pollopato, en las que espero ir alternando distintas técnicas de dibujo.
Me despido ya con unos fragmentos del Twitter en el que se habla del -Arbol-Casa-Barco.

"Por la mañana muy temprano el Pollopato despertó de un salto que podría haber sido mortal sino fuera porque seguía muy vivito.

Hizo el baile del despertar, que consiste en abrir y cerrar mucho los ojos al ritmo de un abrir y cerrar de pico muy rumboso.

Intentó hacer unas cuantas flexiones, pero tener un pico como una pala no se lo ponía muy fácil.

Saludó al mundo y este le devolvió el saludo con un rayo de sol, de esos que se mezclan entre las nubes haciendo zigzags.

El Pollopato vive en el tronco del árbol más especial del mundo, uno que en vez de hojas y ramas tiene velas blancas de barco.

Su alimento pues no es el sol, sino el viento que corre por sus velas.

Brisas, vientos de invierno, huracanes, tornados eran su alimento y a cada cual le encontraba u sabor distinto.

El viento del sur en el verano tenía un sabor muy parecido a las castañas asadas, cosa curiosa pues es postre de otoño.

El gran problema del árbol-casa-barco era que estaba anclado con sus raíces, un auténtico fastidio.

Por eso todas las mañanas el Pollopato lo consolaba prometiéndole que algún día los dos volarían juntos.

Promesa que por su parte él ya había hecho a su mami Pollopato, así que una promesa que se suma a otra promesa es una recontrapromesa.

Y eso es recontraserio."

4 comentarios:

Pablo dijo...

El pollopato es taaaaaaaan adorable...

Samir Verde dijo...

wooow que bonito illustras n.n


pollpato y jamón mmmm....

ideas en mi cabeza

saludos n_n

Joseba Morales dijo...

:D esta ilustración pide convertirse en wallpaper :D y el cuento del pollopato ser leido del tirón con ilustraciones y todo :D

Dr. Dulcamara dijo...

Wow, grna efecto... debo conseguir uno de esos.

Saludos.